domingo, 26 de noviembre de 2017

Entrevista con Cristian Mungiu por 'Los exámenes'

Los exámenes. El martes 28 de noviembre a las 21h. en los Multicines Benavente.





Cristian Mungiu: "Si eres pasivo con la corrupción, la corrupción se va colando en tu vida"

  • El cineasta rumano estrena Los exámenes, un drama implacable sobre educación y corrupción
  • Obtuvo el galardón a la Mejor dirección en del Festival de Cannes
  • “Romeo está en esa edad en la que empieza a cuestionarse a sí mismo ¿Las decisiones de mi vida han sido correctas? ¿He luchado contra la corrupción? Mi impresión es que si eres pasivo con la corrupción, la corrupción se va colando en tu vida y ni siquiera te das cuenta”, reflexiona. “En la película se habla de la relación entre desarrollarte en la sociedad y el límite del desarrollo de la propia sociedad”.

    Mungiu insiste es que la corrupción solo es uno de los temas de Los exámenes y todo nace de una pregunta: “Es posible habar de corrupción en sociedades como la nuestra como si no formara parte de ti? Porque hablamos de corrupción como si perteneciese a los demás, nunca nos pertenece a nosotros: son cosas de políticos, sociedad, lo que sea”, añade.

    Desde que presentará la película en Cannes, el cineasta ha constatado que el espectador italiano, español, latinoamericano y de Europa del Este en general se identifican con ese retrato de corrupción generalizada. “Viviendo en estos países tienes este especie de frustración de sentir que las cosas no van bien alrededor”, afirma.

    Mungiu posee un talento de narrador implacable y al mismo tiempo analiza con precisión de sociólogo el trasfondo de su película. Su peculiar estilo, al que dio continuidad hace cuatro años con Más allá de las colinas, es una depuración del realismo documental en el que cada secuencia se rueda en una sola toma, acompañando el movimiento de los personajes pero componiendo precisos cuadros. “La vida sucede en ese movimiento continuo”, dice en una entrevista para RTVE.es.

    Los exámenes es la historia de Romeo (Adrian Titieni) un padre, cirujano de profesión, obsesionado con un futuro fuera de Rumanía para su hija (Maria-Victoria Dragus). Para ello tiene que alcanzar una nota alta en una suerte de selectividad pero todo se tuerce cuando el día antes sufre un intento de violación. Ya antes ha quedado claro que la vida de Romeo está llena de capas rodeadas de una sociedad tan corrupta que roza el Estado fallido.

    Así nació el cuarto largometraje del realizador más importante de la importante Nueva Ola del cine rumano. En 2007 ganó la Palma de Oro con 4 meses, 3 semanas, 2 días y este año sumó el Premio a Mejor Dirección con Los exámenes. El 25 de noviembre se estrena en España.

    Dice Cristian Mungiu que, buscando una historia que rodar, coleccionaba artículos de prensa que almacenaba en dos montones, uno sobre corrupción y otro sobre educación. Hasta que encontraba noticas que no sabía en qué montón colocar. 
  • Los exámenes es una de las cinco candidatas (junto con Julieta, de Almodóvar) a los Premios del Cine Europeo que se entregan el próximo 10 de diciembre. Y también es la seleccionada por Rumanía para los Oscar de 2017.

    Mungiu explica que su condición de padre le llevaba a plantearse: “¿Lo que me ha pasado a mí también va a pasarle a mis hijos? En mi país hablamos de ‘generaciones del sacrifico’. Así llamaban a la generación de mis padres porque vivieron la postguerra mundial. Y también a nosotros porque vivimos tras la caída de Ceaucescu. Y ahora empiezan a llamarlo también a nuestros hijos. No puedes tener un país solo con generaciones de sacrificio”.

    En parte, identifica el fracaso generacional que asume Romeo como propio. “Sí, pero no es que no hayamos cambiado nada. Hemos cambiado más cosas de las que se podían, pero 26 años, históricamente, es un período muy pequeño”, explica. “Cuando el comunismo se derrumbó éramos inocentes, no porque fuéramos jóvenes, sino porque no sabíamos con precisión cómo era el mundo libre. Pensábamos que junto a esta libertad, la riqueza llegaría al día siguiente, y la honestidad y todas las cosas buenas. Y, por supuesto, nunca llegaron”.

    “Todos tenemos este reflejo: intentamos salvar algo de nuestras vidas transmitiendo la sabiduría que tenemos para nuestras hijas. Lo cual es muy inocente. Como hijos, sabemos que cuando los padres se comportan así no ayuda. Las personas tienen que cometer sus propios errores y no puedes transmitir tu sabiduría de 50 años a un hijo de 20”, piensa.

    Mungiu, nacido en 1968, tenía 21 años cuando cayó el régimen comunista de Ceaucescu y Los exámenes reflexiona sobre la obsesión de su generación por cambiar las cosas, su fracaso y la transmisión de esa frustración a las nuevas generaciones.


martes, 17 de octubre de 2017

Locas de alegría - Trailer español





Hoy comenzamos la temporada 2017/ 2018. A las 20h. en los Multicines Benavente.

domingo, 12 de marzo de 2017

"Paterson" de Jim Jarmusch. El martes 14 de marzo a las 21h. en los Multicines Benavente



EXTRAVÍOS

Paterson

Jarmusch ha rodado una película en homenaje al poeta William Carlos Williams

Francisco Calvo Serraller
Un joven estadounidense conductor de autobús urbano, llamado Paterson, que reside en su pequeña ciudad natal del mismo nombre, sita en New Jersey, se levanta todas las madrugadas del año besando a su hermosa mujer todavía durmiente, Laura, antes de ir a trabajar. Es feliz en medio de esta humilde y rutinaria jornada, porque, en su modestia, ha comprendido no solo que el maravilloso sentido de la existencia se revela en los minúsculos visajes de imágenes dispersas que flotan en el aire, sino porque, desde la amplia consola en la que está embutido, puede apreciar el rebullir luminoso del mundo y captar el bamboleo intermitente de las conversaciones de los pasajeros que transporta. Aún más: al atardecer, finalizada su labor, regresa a casa y allí se encuentra con las variadas y sorprendentes iniciativas de su sensible mujer, que tampoco cree que el discurrir de lo cotidiano impida saborear la belleza de la vida. Por lo demás, Paterson saca también a pasear en el crespúsculo al perro, su rival, lo que le permite disfrutar de las distancias cortas en el callejeo, algo imprescindible para mejorar el aprecio de lo inesperado desapercibido en la percepción de lo corriente, la suprema opción de los poetas, esos inconformistas que nos evocan el soterrado secreto de lo conforme.
Así, como quien dice, de dos patadas, he resumido el encanto de la película —esa superficie epidérmica de lo real— titulada Paterson (2016), que ha rodado el cineasta estadounidense Jim Jarmusch, nacido en 1953, en homenaje al poeta compatriota William Carlos Williams (1883-1963), uno de cuyos libros más célebres se tituló precisamente Paterson (1946-1958), donde hay una estrofa que dice: “¡Dilo! No hay ideas sino en las cosas. El Señor/Paterson se ha ido/para descansar y escribir./En el autobús uno ve/sus pensamientos sentado o de pie. Sus pensamientos que se apean y se desparraman”. Este hondo convoy versicular lo ha transformado Jarmusch en el apretado haz de una semana de la vida de este par de jóvenes que son artistas sin saberlo, porque no se dejan aplastar por el sinsentido de lo consabido; esto es: dos ángeles, que descubren el rico angular de lo real.
¿Acaso puede uno, cualquiera de nosotros, sustraerse al compromiso de amar, lo más inspirado de nuestra rastrera condición mortal? En 1957, poco antes de morir y ya gravemente enfermo, William Carlos Williams publicó el libro Viaje al amor, en el que explicó la clave de esta nada fácil senda erótica. Lo hizo en un bello poema titulado La corona de hiedra, donde, tras advertirnos de que, a pesar de ser simples mortales, “podemos desafiar nuestro destino”, añadió: “El romanticismo no tiene que ver./El amor es/crueldad que con/voluntad, transformamos/para estar juntos./Tiene sus temporadas,/mejores y peores,/pero al fin el corazón/a tientas en la oscuridad/resiste/hasta que llega el fin de mayo./Justo porque lo natural es que las zarzas/desgarren la piel/he procedido a atravesarlas…”. Sí; el amor: la zarza ardiente.
 
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.